viernes, 28 de julio de 2017

Guavira poty - Ñamandu


Resultado de imagen para guavira poty

Letra: EMILIANO R. FERNÁNDEZ
Música: MAURICIO CARDOZO OCAMPO


GUAVÍRA POTY  -  TESTIMONIO DE UN COMPAÑERO DE EMILIANO


Inmerso en la oralidad donde la memoria juega un papel relevante pero también incierto -siempre se está a expensas de que sea fiel a los hechos-, la vida del poeta y músico EMILIANO R. FERNÁNDEZ se reconstruye por pedazos. Es un mosaico al que se le va agregando datos intentando contar historias que se aproximen al máximo a la verdad de lo que sucedió con relación a sus obras y a diversos pasajes de su existencia andariega. Guavíra poty es una polca que lleva el sello de lo obvio y evidente, pero también del misterio. 

En la revista Ocara poty cue mí de 1931 apareció con el nombre de Techaga'u rembiapo y esta dedicatoria: Dominga-pe ohomíva, es decir dedicada a Dominga Lugo. El poema estaba fechado en Caballero, junio de 1930.

CARMEN MÓNICA GRANCE, hoy viuda de Villalba, todavía viva y residente en Fernando de la Mora, afirma que ella es la destinataria de la canción. Era maestra de la compañía Guavirá, del distrito de Caballero, en el departamento de Paraguarí. Según cuenta, Emiliano le cantó en una serenata y le dijo expresamente que era para ella. A su favor juega la expresión GUAVÍRA POTY que -de acuerdo a la tradición del cancionero popular, la flor de un lugar es la mujer a la que se canta, por ejemplo: BAHÍA NEGRA POTY, YVAPOVÕ POTY, etc.-, no podía ser sino ella porque en la referencia a Dominga Lugo la expresión no encuentra asidero.

El poeta y locutor ELPIDIO ALCARAZ SEGOVIA, investigador de la vida y las obras de Emiliano, aporta lo suyo a este debate siempre inconcluso.

De entrada precisa que los poetas PEDRO ECHAURI LÓPEZ, de Zavala Kue -que en parte hoy pertenece a Asunción, en parte a Fernando de la Mora, en las inmediaciones de la ruta Mariscal Estigarribia y lo que se conoce como Calle última-, y ADOLFO ROJAS PAREDES, de Capiatá, fueron los compañeros del viaje en tren de Emiliano. Habían sido invitados por el también poeta SATURNINO R. LEGUIZAMÓN, telegrafista y jefe de la estación de Caballero.

Agrega que Dominga Lugo era la compañera sentimental del llamado Tirteo Verdeolivo porque defendió a la patria en la Guerra del Chaco. En coincidencia con lo que ALDO J. A. ROMERO RELATABA, Alcaraz Segovia cuenta que dejó a su amada en la casa de MARÍA PERUCHI DE ARCE, en Zavala Kue.

"En esos versos se comprueba en forma indubitable que la obra fue dedicada a la referida persona de su afecto. Los mismos parientes de Emiliano confirman que en aquella época se erguía a la vera del camino zavaleño un robusto ejemplar de `timbo jero' a tape ári oĩva' bajo cuya sombra Dominga se refrescaba frecuentemente", relata Elpidio.

“La poesía consigna -sigue argumentando- en otra parte: 'Caballero pueblo che pepo mopẽva/ ikatuve'ỹva ndehegui aveve/ ahechave'ỹre ku Zavala Kue'. La circunstancia que postergaba su regreso era el impedimento que no le permitía, en raudo vuelo, regresar al nido zavaleño. De no ser así, tampoco hubiera escrito `aníke ere mombyry aimére' señalando estar lejos de la amada y que en todo momento anhelaba el ansiado regreso".

"Conocí personalmente al poeta ADOLFO ROJAS PAREDES, quien perteneció al mismo regimienta de Emiliano en el Chaco. Él me contó que en la casa de SATURNINO R. LEGUIZAMÓN, en Caballero, escribió en junio de 1930 Guavira poty para Dominga Lugo", concluye, categórico, Elpidio Alcaraz Segovia.

No hay comentarios: